Y con esto se acaba el pueblo... Estamos en las últimas casas: "Cantazorras". Cuando tras la siesta, el sol ya no aprieta, los ayniegos sacan sus sillas a la calle a ver pasar la vida, haciendo algún que otro chascarrillo.