Continuación de la calle, al fondo se desemboca en una plazoleta, donde es posible aparcar y maniobrar con los coches, acceder a las huertas y tener una panorámica del final del pueblo: Cantazorras.